Email Ahora con 1 GB de espacio
Nombre: @ bendicion.net
Clave:
Abrir cuenta de email  ¿Olvidaste tu clave?
Predicaciones Artículos eBooks Foros Tienda
Cap Ver
Concordancia
 
Haciendo la voluntad de Dios
- Por Luis Nazario | Ministerio: Caminando en Victoria
Bayamón, Puerto Rico
Libros recomendados
Venciendo temores
Por Alberto Cruz
 
Líderes de papel con pies de barro
Por Serafín Contreras
 
Las 7 Cicatrices del Líder
Por Dío Astacio
 
Vidas en transición
Por Serafín Contreras
 
Muchos hemos aprendido a valorar la importancia de vivir en la voluntad de Dios. Quizás hemos aprendido después de hacer decisiones las cuales resultaron en desastres. Hay variedad de motivos por lo cual valorar el vivir en la voluntad de Dios, pero la razón principal debe de ser la paz que produce el vivir en obediencia a Él.

Cuando se ama a Dios se desea hacer Su voluntad, pero a veces las emociones humanas pueden oscurecer el propósito de Dios en nuestras mentes. En la búsqueda de la voluntad de Dios para situaciones especificas muchos se han ido tras señales, sueños y aun profecías. Esto, aunque Dios lo puede usar para señalar Su voluntad no es la forma ideal de Dios. Señales, sueños, y profecías están sujetas a interpretaciones vagas y erróneas. Muchos han arruinado sus vidas como resultado de esas malas interpretaciones.

A pesar de eso, Dios puede hablar a Su pueblo por medio de señales, sueños, y profecías, y aunque algunos de estos no pueden ser confirmados por la escritura a un 100%, hay una seguridad si se tiene una relación pura con el Padre y se estudia Su Palabra.

Mucho de lo que estaremos discutiendo aquí, es consecuencia de experiencia directa, pero también es aprendido de la experiencia de otros. Las experiencias de otros, ayudan a eliminar algunos de los errores que se cometen cuando se busca la voluntad de Dios. En este libro, quiero que juntos exploremos algunos principios fundamentales que nos ayudaran en el conocimiento del Señor y Su voluntad.

Para entender la voluntad de Dios hay que entender la naturaleza de Dios mismo. Quizás usted vea esa frase como algo presumido, pero es necesario reflexionar que tan lejos llegó Dios para mostrarse a nosotros. Al hacerlo podemos ver, como Dios quiere que le conozcamos y que entendamos Su voluntad. Para entender esa voluntad tenemos que echar a un lado todas aquellas ideas religiosas que nos han distraído.

En los siglos pasados Dios uso a Moisés y los profetas, para hablar al pueblo (Hebreos 1:1-2). Ellos enseñaron y demostraron la naturaleza y el propósito de Dios. Esto lo hicieron en su propia forma individual y única. Pero únicamente el profeta Miqueas, nos da una clara contestación, a la pregunta ¿qué es la voluntad de Dios? - “ Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: Solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios (Miqueas 6:8).

Estas palabras definitivamente clarifican el tema, y seria de provecho echar una mirada personal y colectiva a nuestras actividades Cristianas; para ver si estas cumplen esos propósitos. No creo que erraríamos si mantuviéramos los principios de justicia, misericordia y humildad como guía, al caminar en la presencia de Dios.

Jesús trajo el mensaje postrer departe de Dios, y fue mas profundo que los profetas o cualquier otra voz del pasado. Él era la plenitud de la naturaleza divina expresada en carne. No tan solo nos enseñó que hacer sino lo que podíamos llegar a ser. Él dijo que podíamos llegar a ser como nuestro Padre Celestial. Jesús también demostró el reino de Dios. Jesús caminó en la voluntad de Dios no tan solo practicándola sino demostrándola poderosamente. Nos dio el ejemplo de como vivir la voluntad del reino de Dios aquí en la tierra. Todos los otros reinos van en contraste con este que es de origen divino.

Antes de Jesús venir, Dios era conocido como el Creador. Esto nos dice algo de lo que Dios hace pero no lo que él es. Jesús vino y vivió entre nosotros, murió por nosotros y nos libró del poder del pecado, de la culpa del pecado, y de la paga del pecado. Jesús demostró la verdadera naturaleza de Dios. ¡DIOS ES AMOR! No tan solo tiene amor sino que es amor.

Hay que agarrarse de la verdad, y echar al lado algunas ideas viejas, para que esa verdad se haga realidad en nuestras vidas. No tan solo Dios me amó sino que ese amor ha sido derramado en mi, la naturaleza de Dios mismo vive en mi (2 Pedro 1:4). Cuando me persuado de esta realidad, la carga es quitada y la libertad que se experimenta es incomparable. Todo temor se va ya que he encontrado a alguien en quien puedo confiar completamente.

Si usted está decidido, a encomendar sus caminos al Señor y a entregarle todas sus cargas, usted está en posición de comenzar a disfrutar el caminar del reino de Dios. Está listo para experimentar la belleza, la maravilla y la pasión de la voluntad de Dios para su vida.

Para entender la voluntad de Dios, es necesario aceptar la realidad, de que Dios quiere que conozcamos Su voluntad, aún cuando esta parece estar escondida. ¿Por qué, en ciertos momentos es tan difícil descubrir o discernir la voluntad de Dios? Quizás Dios quiere enseñarnos paciencia. Dios desea que crezcamos en nuestra relación con Él. Tanto en la relación personal como en nuestro entendimiento de cosas espirituales. De esta manera podremos encontrar dirección desde adentro y no responderemos ciegamente a un mandato o emoción exterior. Jesús le dijo a sus discípulos; “Ya no os llamare siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer” (Juan 15:15).

Hay tiempo para ser niños y siervos pero también hay tiempo para crecer en la casa del Padre; en la sabiduría y el conocimiento de Sus propósitos. Dios desea un pueblo, al cual él pueda encomendar Su conocimiento, y quienes pondrán en acción Su voluntad. Los detalles vendrán en tiempo, pero es necesario recibir la revelación de lo que Dios verdaderamente desea.

El profeta Isaías lo expresó de esta manera: “¿A quién se enseñará ciencia, o a quién se hará entender doctrina? ¿A los destetados? ¿a los arrancados de los pechos? Porque mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; porque en lengua de tartamudo, y en extraña lengua hablará a este pueblo, a los cuales él dijo: este es el reposo; dad reposo al cansado; y este es el refrigerio; mas no quisieron oír” (Isaías 28:9-12).

Que lástima que Israel en ese tiempo, y aún muchos hoy no quieren aceptar la disciplina de sentarse a Sus pies y oír Su palabra. El verdadero crecimiento espiritual toma tiempo, y viene a través del aprendizaje de Sus principios. Pero muchos prefieren que un profeta les hable, y aunque Dios pueda usar esta forma no es Su mejor deseo. Dios desea que todos sus hijos le conozcan, desde él mas niño al mas adulto, y a través de ese conocimiento experimenten guianza divina (Hebreos 8:10-11).

“Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echa de una parte para otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.” (Santiago 1:5-7).

La sabiduría celestial es necesaria en la guianza divina. Pero, ¿cómo la recibimos? Hay varias maneras, pero todas son resultado directas de la fe. Dios nos habla todo el tiempo, nosotros debemos desarrollar oídos perceptivos a Su voz. Él puede hablarnos por medio de las circunstancias, un amigo, o aún un enemigo.

Ahora bien, tenemos la Palabra de Dios la cual nos llegó por medio de personas inspiradas por el Espíritu Santo, y es más segura que cualquier otra cosa. Esta palabra no cambia aún cuando los tiempos y culturas cambien. El espíritu por el cual fue escrita es relevante al tiempo de hoy. Aún el hombre no creyente, da testimonio de lo importante de las virtudes presentadas en la Biblia para el diario vivir. Por instinto el hombre sabe que amor, compasión, honestidad, fidelidad, respeto, compromiso, justicia, y otros principios deben de ser practicados para la sobre vivencia.

Finalmente, Dios nos ha hablado por Su propio hijo nos dice el libro de Hebreos – “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el hijo...” (Hebreos 1:1-2). A través de sus enseñanzas y vida, Jesús nos trajo un mensaje de parte del Padre. El apóstol Pedro nos dice que Jesús no tan solo anuncio el evangelio de la paz, sino que lo vivió (Hechos 10:38).

“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y los deseos mundanos, vivamos este siglo sobria, justa y piadosamente”(Tito 2:11-12 )

Un problema existente en la búsqueda de la volunta de Dios, es que muchos se han acostumbrado al evangelio de muletas. Estos siempre andan buscando que otros hagan todo por ellos, sin ellos tener que hacer nada. Buscan quien ore por ellos ya que ellos nunca oran, quien ayune por ellos ya que nunca ayunan y quien les diga cual es la voluntad de Dios, ya que ellos no estudian la palabra de Dios para encontrarla.

Estas muletas se convierten en una variedad de opiniones, que acarrean problemas para aquel que busca la voluntad de Dios para su vida. La escritura nos habla de lo importante que es el consejo de otros:
“...en la multitud de consejeros hay seguridad.” (Prov. 11:14)
“Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; mas en la multitud de consejeros se afirman” (Prov. 15:22).

Pero ese consejo tiene que venir de personas capacitadas para aconsejar. Esto, especialmente cuando se busca la voluntad de Dios. Seria un error, que una persona en busca de la voluntad de Dios para su vida, recurra a un creyente que no sabe o conoce nada de la voluntad de Dios. Un problema existente en la Iglesia hoy, es la falta de conocimiento en cuanto a lo que la voluntad de Dios concierne. Esta ignorancia especialmente en aquellos que son llamados a ser guías espirituales, causa vidas frustradas.

El apóstol Pablo presenta las cualidades de aquellos que pueden aconsejar. Estas cualidades las dirige a todos los Cristianos y no solamente a los líderes.

“Pero estoy seguro de vosotros, hermanos míos, de que vosotros mismos estáis llenos de bondad, llenos de todo conocimiento, de tal manera que podéis amonestaros los unos a otros” (Rom. 15:14).

Podemos entender por ello, que el creyente debe de poseer suficiente bondad y conocimiento, no tan solo para saber discernir la voluntad de Dios para su vida, sino para poder ayudar a aquellos que todavía no han desarrollado ese conocimiento. La bondad es importante ya que mantendrá nuestras motivaciones puras al aconsejar a otros.

Ahora bien, ya que hay tanta variedad de opiniones e ignorancia, en cuanto a la volunta de Dios, es necesario recurrir a los principios básicos y fundamentales establecidos por Dios.

“Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas” (Prov. 3:5-6).

Si ponemos en Dios toda nuestra confianza y buscamos agradarle en todos nuestros planes y diario vivir, el Espíritu Santo limpiara nuestra mente de toda confusión y en Su palabra encontraremos Su clara voluntad.

“Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Salmo 119:105).
Nuestro concepto de Dios y nuestra relación con él influenciara nuestras metas, pensamientos y acciones. Cualquier distorsión en estas áreas afectará como nos sentimos hacia Dios y los que nos rodean. El resultado será un signo de interrogación en todo lugar y situación. Por ejemplo, la voluntad de Dios es que todos sean salvos (1 Timoteo 2:4). Si mi concepto de Dios está influenciado por tendencia racistas, ¿quiénes son todos los que Dios quiere que sean salvos? Segundo, si mi relación con Dios es pobre ¿estaré reflejando a Dios como él es?

El tener un concepto distorsionado de Dios o una relación débil con él, ha causado que muchos Cristianos se vuelvan rivales entre ellos mismos. Muchos tienen la idea de que su denominación es la única que Dios acepta y que no pertenecer a esta es estar fuera de la voluntad de Dios. Aún personas inocentes han sido convictas, sentenciadas y asesinadas por personas que creyeron estar haciendo la voluntad de Dios.

Pablo de Tarso fue unos de esos lideres religiosos con un concepto equivoco de Dios. Este era un hombre con mucha religión más sin relación con Dios (1 Timoteo 1:13, Hechos 9:5). Más tarde, este hombre tubo un encuentro con el Señor. Su concepto de Dios y su relación con él cambiaron, y Saulo llegó a ser el Pablo que invadió Asia con el evangelio. Este hombre cumplió la voluntad de Dios en su vida convirtiéndose en una expresión viva de la verdadera naturaleza de Dios. Así que para entender la voluntad de Dios es muy importante que nuestro concepto de Dios y nuestra relación con él sea saludable.

Hoy en día son muchas las voces que quieren decirnos cual es la voluntad de Dios. Se escuchan a través de la Internet, la radio, televisión y la página impresa. Nos mantienen al día sobre los males del mundo y aún tratan de influenciarnos políticamente. Pero, ya que el concepto que tengamos de Dios y nuestra relación con él influencia nuestro conocimiento de Su voluntad, es importante discernir estas voces. No estoy diciendo que tengamos miedo de ellas, sino que veamos lo que estas voces producen en nosotros. ¿Producen miedo, preocupación, rabia – o producen fe, esperanza y amor? Nuestro deseo, debe de ser oír palabras que despierten en nosotros la realidad de la presencia de Dios y Su voluntad para nuestras vidas.

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12:1-2).

“Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” (1 Tesalonicences 5:18)

De estas escrituras podemos aprender, que la experiencia de estar en la voluntad de Dios depende en gran manera de nuestra actitud. Mi vida es transformada cuando mi mente es renovada por la palabra de Dios. El tener una actitud de regocijo, oración y acción de gracias me coloca en posición para esa transformación y para actuar en la voluntad de Dios. Si quiere ver la voluntad de Dios en acción, encuentre un creyente que esté lleno de estos tres atributos. Si estos atributos no están presentes en nuestra vida, lo único que veremos será desánimo, desesperación y lástima. Ese tipo de ambiente no es propicio para desarrollar una relación que nos lleve al centro de Su voluntad. ¿Cómo llegar a ese lugar donde la voluntad de Dios se manifiesta en mi vida?

La voluntad de Dios comienza, cuando le presentamos nuestra vida como sacrificio vivo, confiando que él cambiará nuestros pasos en sus pasos y nuestros pensamientos y forma de vida en su vida. El proceso de renovación causara que comencemos a mirar las cosas en forma diferente. Ya no de acuerdo a la voluntad del mundo y sus filosofías sino de acuerdo a la voluntad de Dios que es su palabra.

Dejaremos de ver a Dios no como un Juez que espera que falles para castigarte, o un Dios que está tan y tan lejos de ti, ajeno a tus sufrimientos y dolores. Comenzamos a mirar a Dios como verdaderamente él es. Un Padre que tiene cuidado de nosotros, y quiere lo mejor para todos sus hijos. Ya no miraremos los problemas y malestares como antes lo hacíamos. Ahora los veremos como oportunidades para manifestar nuestra confianza en nuestro Padre Celestial, dándole alabanzas y gracias continuamente en todo.

Esta actitud no tan solo nos permitirá entender la voluntad de Dios para nuestras vidas, sino que las personas verán en nosotros esa voluntad. Verán mensajeros de buenas noticias en un mundo lleno de perplejidad. Verán en nosotros embajadores de la buena y agradable voluntad de Dios.
 
 
Artículos
salidadeemergencia Salida de Emergencia
Arlo B. Calles

Hace tiempo mientras viajaba en el autobús veía que en la parte de arriba había un anuncio o un aviso que decía “Salida de Emergencia”. En el caso de un accidente o de que se volteara, esa puerta era una manera de salir y escapar, o de sobrevivir a un incendio, o una manera de poder salir de ese problema.

falacia La Mayor Falacia Atea
Alejandro Vera

Mientras lees esto, si eres ateo, tendrás una de tres reacciones para lo que leerás. Voy a decir que hay tres grupos. El primer grupo creo yo tendrá una reacción de enojo. Verás estas falacias y chocará con lo que crees, tus labios comenzarán a curvarse y solo tendrás una crítica.

desierto Crónicas del Desierto
Percy Berrospi Aguirre

Desiertos, los hay en todas partes. Todos muy parecidos, algunos con más historia y esplendor que otros, pero todos con la misma insipidez que emana de la soledad.

marriage Diez razones para no casarse
Randy Carlson

Lee esto con cuidado pues podría animarte para pensar bien y tomar las deciciones correctas o ayudar en algunas deciciones que ya has hecho.

 
Podcast en iTunes
Ahora puedes descargar las conferencias desde iTunes para tu iPod
Suscribirse
 
Biblia para el iPad
Desarrollamos en formato ePub la Biblia RV versión 1909
Descargar gratis aquí
 
Stream Music
Más que un anhelo
Más que un anhelo
Marcela Gándara
Se vende
Ruego
Santo Remedio
Sobreviviré
Sobreviviré
Lilly Goodman
Un día más
Eres mi todo
Daniel Calveti
+ música
 

Comentarios más Recientes

 
 
 
 
 
 
Bendicion.net | Bendición Network, LLC ©2012 | Nosotros | Privacidad | Términos de uso | Contacto